Biotecnología: es el turno de los peces

Científicos en India consiguieron modificar genéticamente a una especie de pez llamada carpa asiática para que produzca más hormona de crecimiento que lo normal. El resultado es que estas carpas transgénicas, aunque llegan al mismo tamaño final que las normales, lo hacen entre unas seis y siete veces más rápido. La carpa es un pez de agua dulce que constituye el 80% del pescado cultivado en granjas de acuicultura en la India, donde es además una de las fuentes de proteínas más importantes para sus habitantes.

En el caso de la carpa transgénica, se trata de un pez al que se le agregó varias copias del gen de la hormona de crecimiento de la misma carpa. Es decir que esta carpa tiene, además de los genes propios, más copias insertadas para producir así más hormona de crecimiento. Además de la carpa, existen también salmones, tilapias, bagres y truchas transgénicas que crecen más rápido, permitiéndole al productor aumentar el rendimiento anual de la producción de pescado. Sin embargo, aún no hay ningún tipo de pescado transgénico que se comercialice en el mundo. Algunos de los casos mencionados están en experimentación, y otros, los que están en etapas más avanzadas, están siendo evaluados desde el punto de vista de la bioseguridad ambiental y alimentaria, antes de ser liberados al mercado.

Un ejemplo es el salmón transgénico que crece el doble de rápido que el salmón salvaje ya que contiene un gen que regula la producción de la hormona del crecimiento. Además, tiene una modificación genética que le permite al salmón producir esta hormona durante todo el año, en lugar de estacionalmente.  

El salmón transgénico está aprobado para consumo humano en Estados Unidos y Canadá, es tan seguro como el salmón convencional y tiene las mismas propiedades nutritivas. Si te interesa saber más sobre el salmón transgénico, te invitamos a leer este artículo "El salmón trasngénico"

 

Imagen: Jeremy Cai on Unsplash