Inicio
Acerca de ArgenBio
Novedades
La biotecnología
Cultivos aprobados y adopción
Alimentos Transgénicos
Aplicaciones
Preguntas Frecuentes
Biblioteca
Glosario
Links recomendados
Educación
Para periodistas
Contáctenos
Suscríbase
Cada vez más voces a favor de la biotecnología pidiendo que la ciencia sea escuchada


Publicado el : 28-01-2019


En 2018 varias voces se sumaron al apoyo a la biotecnología pidiendo que la ciencia sea escuchada y rechazando las campañas existentes en contra de los cultivos mejorados a través de la biotecnología vegetal.

El bioquímico británico Richard Roberts, Nobel de Medicina en 1993, aseguró que existen muchos mitos con respecto a este tipo de cultivos que calan en la gente porque generan "miedo". El Nobel defiende que los cultivos transgénicos o genéticamente modificados (OGM) y los alimentos derivados de estos son tan seguros o incluso más seguros que las variedades convencionales. Sin embargo, la evidencia científica sobre este tema muchas veces es ignorada por los políticos y las ONGs, que continúan negando la ciencia y engañando al público. En una conferencia en la Universidad Nacional de Colombia Roberts afirmó que es muy importante que tanto los líderes de la sociedad civil, como los políticos, e incluso las celebridades, cuando hablen de los transgénicos lo hagan con fundamento científico, porque muchos de los argumentos contra ese tema son mitos. El científico recordó que "la comida hoy es más sana que antes", y afirmó que, si alguien "no quiere consumir un alimento derivado de un transgénico" que no lo haga, pero instó a ese tipo de personas a que "no digan que es peligroso".

En ese sentido, ya son más de 140 los premios Nobel que firmaron desde 2016 una carta abierta apoyando a los transgénicos porque consideran que son “seguros e inocuos”. Los galardonados señalan que “los organismos reguladores y científicos de todo el mundo han hallado repetida y consistentemente que los cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología son tan seguros, si es que no más seguros, que los derivados de cualquier otro método de producción”. Los laureados le piden a Greenpeace abandonar su campaña en contra de los transgénicos y detener su “oposición basada en dogmas y emociones” especialmente por el bien de países en vías de desarrollo.

Los ganadores del premio Nobel de química de 2018, la profesora Frances Arnold, de Estados Unidos, y Sir Gregory Winter, de Gran Bretaña, también se sumaron a la causa. Ellos dicen que los temores exagerados sobre los transgénicos, ponen en riesgo a la sociedad que se beneficia de la tecnología. “Hemos estado modificando el mundo biológico a nivel de ADN durante miles de años”, dijo Arnold en una conferencia de prensa, citando ejemplos como las nuevas razas de perros. “De alguna manera, existe este nuevo temor a lo que ya hemos estado haciendo y ese miedo ha limitado nuestra capacidad de proporcionar soluciones reales”.

Walter Suza es profesor en Iowa State University y coautor de un estudio publicado en 2018 en la revista académica Global Food Security que analiza docenas de estudios científicos sobre la seguridad del maíz transgénico resistente a insectos (maíz Bt). Suza dijo que el maíz Bt podría ayudar a los agricultores de África a combatir una plaga emergente capaz de devastar sus cultivos, pero el temor a los cultivos transgénicos en África ha disminuido su adopción de la tecnología. El estudio encontró que retrasar la adopción de cultivos transgénicos como el maíz Bt en el mundo en desarrollo presenta riesgos tanto para los humanos como para el medio ambiente.

Otro ejemplo de las voces que se alzaron en el 2018 rechazando las campañas infundadas en contra de las innovaciones biotecnológicas en la agricultura es la Declaración de Jóvenes Líderes Latinoamericanos sobre la Biotecnología Agrícola y las Técnicas de Innovación del Mejoramiento Vegetal. En esa declaración los jóvenes líderes reconocen que la biotecnología agrícola ofrece herramientas fundamentales para incrementar la productividad en la agricultura y reducir los impactos ambientales generados por la misma. Ellos expresan que el potencial de la biotecnología solamente será alcanzado si los gobiernos adoptan políticas favorables para el desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías. “Nos oponemos a las medidas prohibitivas implementadas por algunos países en relación con el uso de OGMs y de las técnicas de Innovación del Mejoramiento Vegetal sin tener en cuenta la evidencia científica que avala su seguridad y sus beneficios” manifestaron. Otro punto tratado y muy en línea con varios eventos del año fue el tema de la edición génica. Al respecto los jóvenes dijeron “Las variedades vegetales mejoradas usando edición de genomas y que no cuenten con una combinación nueva de material genético, no deben ser reguladas bajo la misma óptica que los OGMs, pues estas variedades son sustancialmente equivalentes a las variedades mejoradas por métodos convencionales” remarcando la importancia de evitar discriminaciones arbitrarias e injustificadas entre los productos de las técnicas de mejoramiento vegetal.

En este sentido, y en línea con el boom” de la edición génica como nuevo tema de comunicación, en noviembre la Argentina presentó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) una Declaración sobre Biotecnologías de Precisión aplicadas al sector agroindustrial que expresa la importancia de la edición génica para la agroindustria y procura su aceptación a nivel internacional. La presentación fue en el marco de la 73° Reunión del Comité de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (SPS) de la OMC, en Ginebra, Suiza, y contó con el apoyo de trece países y bloques regionales del continente americano, asiático y africano. El principal objetivo de esta declaración es llamar a la coordinación de esfuerzos para que los enfoques regulatorios aplicados a la edición génica estén basados en ciencia y armonizados internacionalmente, reduciendo los obstáculos innecesarios para la adopción de nuevos productos agrícolas. Asimismo, se llama a reconocer que los productos de estas nuevas biotecnologías pueden ser abordados adecuadamente por los marcos regulatorios y normas de seguridad existentes, de modo tal que se eviten distinciones arbitrarias respecto de productos equivalentes que se obtienen mediante otros métodos de producción.

Como conclusión, y mirando al 2019, podemos decir que no podemos desestimar el poder de la comunicación y es importante ser proactivos en comunicar sobre biotecnología. Debemos identificar y contestar las preocupaciones de las distintas audiencias para acercar la ciencia a la sociedad.

ArgenBio Enero 2019

Fuentes:
https://bit.ly/2PVgetj
https://bit.ly/2AOlRn9
https://bit.ly/2CsJbXU
https://bit.ly/2Fx2nrp
https://bit.ly/2Ru6aYk


5 Consejos para Comunicar sobre Biotecnología
ArgenBio en números: un repaso de lo que fue el 2018, de cara al 2019
Resumen aprobaciones en Argentina en 2018
Cada vez más voces a favor de la biotecnología pidiendo que la ciencia sea escuchada

Ingrese aquí su búsqueda:
Buscar en:
 
® Copyright ArgenBio 2007 - Todos los derechos reservados - Términos y Condiciones